La Azarosa Vida De Un Alquimista - José Ignacio Velasco Montes


1







Formato:PDF
Peso:100,46 MB
Idioma:Español
Sipnopsis:

La alquimia, desde siempre, ha sido un maravilloso mundo en la imaginación, más que en la realidad. Conocida como el “Arte” o la “Gran Obra”, es en realidad, en estos momentos, algo casi desconocido y tiene, por así decirlo, su “leyenda negra” como concepto general en su aspecto material. No es así en su aspecto místico: “La alquimia mística trata al alma del humano como si fuera una “materia” que hubiese que purificar, disolver y volver a cristalizar”.
La realidad de lo que fue la alquimia, queda sólo claro para una minoría de estudiosos que aceptan su aspecto histórico. Y es que, en realidad, no dejó de ser una utopía en el sentido material. Han sido muchos siglos en los que han intervenido todos los que la han practicado en una búsqueda, infatigable, de la conversión de los metales en oro y han dejado una gran cantidad de escritos que nos aclaran las ideas que se manejaban desde tiempos pretéritos. Todas estas ideas han sido la base de la actual química muy evolucionada en los postreros siglos.
En esta novela se expone la historia de un lejano alquimista, Bellido Velo, que vivió en la edad media, un eslabón de una familia de alquímicos que, en una reiterada tradición familiar, creyeron siempre estar a punto de conseguir la taumaturgia de lo deseado, esperanzados en la acumulación de conocimientos traídos, cuando no robados, de los más diversos puntos de la Europa medieval, Oriente y África, con los que realizar la “Gran Obra” y obtener el deseado oro.
El citado protagonista, que no tiene vocación de alquímico, trata de establecer un nuevo camino, personal y algo distinto, pero cercano a las ideas familiares y, a la vez, muy alejado de las normas impuestas por el tatarabuelo de su tatarabuelo, el iniciador de un gremio tan secreto como limitado en exclusiva a su familias. Para ello, Bellido, viaja por el mundo conocido en esas fechas, persiguiendo lo que para él no es una quimera, sino un arquetipo que lleva impreso en su alma y que es lo que le impulsa incansable hacia delante, más lejos, más alto y sin miedo a las consecuencias de lo que le pueda ocurrir por su interminable peregrinación, contactando con un mundo lleno de secretos y misterios.

Sin embargo, en el decurso de sus viajes, en contacto con otros viajeros, de mentalidades afines y a la vez discrepantes, con otras visiones no sólo de la alquimia, sino también de la espiritualidad, de la ética y de la mística, se le abre un horizonte distinto del que persigue. La vida cotidiana misma, con sus golpes y enseñanzas, aciertos y errores, le hace derivar en sentidos que no tenía previstos, como encontrar el amor libremente, y no el que le sería impuesto por el interés de su familia, para que todo permanezca dentro del secreto familiar, como siempre ha sucedido.




http://ul.to/qgfbetdd
osovangain

Compartir